La semana pasada iniciamos un blog junto con WITNESS, una organización de defensa de los derechos humanos, con el objetivo de destacar el rol que el video online está jugando en el campo de los derechos humanos. Si bien activistas alrededor del mundo han demostrado lo poderoso que YouTube puede ser como una herramienta para crear conciencia sobre abusos a los derechos humanos, este tipo de iniciativas genera también ciertos riesgos, tanto en el mundo online como en la vida real. Este post busca precisamente maximizar el efecto de los videos sobre derechos humanos subidos por nuestros usuarios a la vez que se protege a quienes se busca ayudar con esos videos, al mismo tiempo que se asegura que esos videos no serán quitados de YouTube.

Antes de comenzar siquiera a filmar un video es importante evaluar el posible riesgo, entender a la audiencia a la que irá dirigido y desarrollar el mensaje con claridad. Esta animación corta, parte de una serie lanzada por WITNESS, es una buena guía para comenzar el proceso de filmar un video:


Uno de los factores más importantes a tener en cuenta cuando se crea un video sobre derechos humanos es cómo hacer para proteger a la gente que aparecerá en esas imágenes. En el pasado era más fácil controlar el tamaño y el alcance de las audiencias, pero hoy en día no es descabellado asumir que si un video denunciando abusos a los derechos humanos aparece en Internet, será solo cuestión de tiempo hasta que ese material llegue a las personas que han sido denunciadas. Por eso es una buena práctica conseguir consentimiento escrito por parte de las personas que aparecerán en el video. Esto significa asegurarse de que estas personas entiendan bien que puede haber consecuencias negativas. También se pueden borronear o oscurecer rostros en el video para mitigar la posibilidad de que determinadas autoridades reconozcan identidades o ubicación. Esto es importante: por ejemplo, autoridades en Burma han utilizado imágenes online de protestas para identificar y arrestar activistas. El video que sigue, creado por una organización de derechos humanos israelí, es un buen ejemplo de cómo se pueden proteger la voz y el rostro de los entrevistados:


Sin embargo no es necesario contar con software de edición para proteger la identidad de alguien. De hecho, esto puede hacerse con simples trucos de iluminación, como se ve en el siguiente video:


Una vez que se han definido las cuestiones éticas y de seguridad del video, es hora de pensar en la distribución. En algunos casos, no es tan importante el número de personas que ven el video sino quiénes exactamente lo ven. Activistas alrededor del mundo utilizan YouTube para subir videos que denuncian abusos a derechos humanos o buscan crear conciencia sobre determinada causa, pero en muchos casos esa  puede no ser la mejor o la única opción. De hecho, a veces se pueden conseguir mejores resultados si las imágenes se mantienen privadas pero se amenaza con hacerlas públicas.

Habiendo dicho esto, es también cierto que la posibilidad de llegar a una amplia audiencia online es una gran ventaja. Si uno decide subir a YouTube sus imágenes sobre derechos humanos, antes de hacerlo debería leer con atención nuestros lineamientos agrupados en las Community Guidelines para entender qué tipo de contenido es aceptable en el website. Si bien en YouTube no aceptamos material violento o gráfico, se hacen excepciones para contenido educativo, científico o documental. Cuando revisamos el contenido que ha sido "flagged" o marcado como inadecuado por nuestra comunidad, siempre nos inclinamos por respetar los principios de la libre expresión, obviamente contemplando los límites necesarios para asegurar que el sitio continúa siendo una plataforma segura y vibrante para la discusión de ideas. Entender el contexto del contenido, así como sus intenciones y objetivos originales, es muy importante para nuestro equipo y nos permite tomar decisiones más acertadas.
 
Estos son algunos consejos para proteger los videos y asegurarse de que continúen en YouTube: 
  
  • Agregar todo el contenido que sea posible. Colocar títulos de manera correcta en el video es muy importante, ya que cuando nuestro equipo revisa los videos que han sido "flagged", los títulos con palabras tan simples como “derechos humanos" o "abuso policial" nos ayudarán a entender el contexto de las imágenes. Hay también que tratar de agregar información específica en la descripción: quién está en el video, qué está ocurriendo, cuándo pasó y por qué. Esta información también se puede agregar directamente en el video mismo utilizando nuestra herramienta para anotaciones.
  • Pedir consentimiento. Como mencionamos anteriormente, es importante pedir el consentimiento de las personas que aparecerán en el video. Si alguien marca un video como inapropiado y se queja por aparecer allí, probablemente bajemos ese video, sobre todo si quien se queja no es una figura pública, el video está filmado en un lugar privado o esa persona denuncia acoso.
  • Entender las leyes locales. Dado el alcance global de la plataforma YouTube, cumplimos con distintos grupos de leyes en los diferentes países en los que operamos (para ver dónde opera YouTube ir al pié de página de YouTube.com y hacer clic en "Worldwide"). Si el contenido del video es ilegal en alguno de esos países, debemos cumplir con los procesos legales correspondientes. Esto significa que, por ejemplo, en Tailandia no mostramos videos que denigren al rey y en Alemania no mostramos videos que simpaticen con el nazismo. Es crucial estar familiarizado con las leyes locales antes de subir un video.
  • Entender los derechos de autor. es importante tener un buen conocimiento de nuestras políticas sobre derechos de autor. Si alguien denuncia el video porque cree que es dueño de la banda de sonido o de las imágenes mismas, se puede apelar a esa denuncia. Si bien no le corresponde a YouTube fallar sobre los usos justos del contenido, ésta es una guía útil que WITNESS recomienda consultar sobre los usos justos en los videos online, además de consideraciones éticas para cuando se edita material relacionado con los derechos humanos. Muchos creadores de contenido licencian su video y audio para que sean reutilizados con licencias Creative Commons.
  • Estar en contacto con nosotros. Queremos escuchar las opiniones de nuestros usuarios. Si un usuario cree que su cuenta ha sido hackeada, por ejemplo, debe visitar nuestro Centro de Ayuda para avisarnos y nosotros investigaremos. También monitoreamos videos de últimas noticias provenientes de fuentes ciudadanas en CitizenTube, nuestro blog de noticias y política. Se puede enviar un link al video en cuestión en la sección de comentarios o twittearlo a @citizentube.
  
Steve Grove, gerente de Noticias & Políticas, YouTube, y Sameer Padania, de WITNESS