YouTube acaba de darnos otra sorpresa, la menos esperada y “dalla fine del mondo”. El nuevo furor es un video argentino independiente, atravesado por una historia de amor, nacido con una cinta de cassette hace 15 años. ¿Curiosos ingredientes? Así es YouTube.

Los mensajes de reclamo amoroso hallados en un contestador telefónico que alguien compró en un mercadillo de pulgas, con las voces originales de su protagonistas, exhiben la ansiedad, el alboroto y la desesperación de María Teresa. Después de 10 llamados a lo largo de todo un día, su marido Enrique atiende, con desgano y sin pronunciar Ni una sola palabra de amor.

Esta trama de desencuentros se transformó en una historia de amor 15 años después. El material original en cassette se volvió digital y el audio se convirtió en un video en formato de corto. Realizado originalmente en 2011, el material recién tomó notoriedad en redes sociales a partir de este 1° de agosto y terminó de explotar en YouTube cuando su director +El Niño Rodriguez lo subió a la plataforma en la cual se viralizó masivamente, trayendo al presente una historia del pasado.



El caso no sólo muestra una historia emocionante sino que revela un aspecto a veces ignorado del poder de YouTube: su potencial de conexión. Sucedió lo menos pensado: María Teresa reconoció su voz y así salió a la luz la continuación del amor que el corto no muestra. Los personajes de hace 15 años aparecieron ante las cámaras de televisión y ante la prensa internacional, juntos, como cualquiera que vio el video hubiera deseado.

Pero más allá del ámbito íntimo que los medios exhibieron, la reunión cumbre, finalmente se concretó en Internet: una vez más la tecnología conectó el destino de las personas y personajes en torno al corto “Ni una sola palabra de amor”. Esta vez, a través de un Hangout en Vivo en la plataforma social Google+, donde intereses como el arte, el cine, la música y la tecnología son protagonistas. Allí se dieron cita María Teresa, que hoy junto a Enrique viven en Mar del Plata, el director El Niño Rodriguez, la actriz Andrea Carballo y Mariano Germán Flores, quien halló el cassette, lo digitalizó y echó a rodar toda esta historia. El video completo con la reunión en vivo está desde hoy disponible en el canal del realizador.



Ni una sola palabra de amor podría ser otro caso inexplicable de por qué un video se vuelve viral pero hay algo difícil de negar: cuando una pieza artística encarna una experiencia con la que se identifican las personas, se vuelve imperativo compartirla y conectar con esas otras personas que, creemos, sentirán lo mismo que nosotros.

Al día de hoy, más de un millón de personas fueron parte de esta experiencia en YouTube (contando sólo el canal oficial del corto), lo que refleja cómo la plataforma se transformó en el espacio ideal para obras de contenido artístico, independiente, sin importar su extensión o la profundidad del mensaje. El impacto que esta historia tuvo entre los usuarios reafirma una vez más que en YouTube el contenido de calidad, tiene un lugar privilegiado.


Por: Florencia Sabatini, Gerente de Comunicaciones de Google Argentina que recientemente miró “Reading, Writing, and Programming: Mitch Resnick at TEDxBeaconStreet”